Cambiemos las percepciones sobre Mujeres y Niñas en la Ciencia (STEM)

Feb 11, 2022 | Novedades

Por EMMA NÄSLUND-HADLEY – JUAN MAHER – MONSERRAT Bustelo (Banco Interamericano de Desarrollo)

Las mujeres siguen estando subrepresentadas en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) a pesar de los grandes esfuerzos en América Latina y el Caribe (LAC) para aumentar su participación en estas disciplinas. Una investigación del BID revela que las mujeres están significativamente subrepresentadas entre los graduados de ingeniería, tecnologías de la información (TI) y construcción en todos los países de América Latina. Las brechas más grandes se encuentran en El Salvador y Chile, donde las mujeres representan solo el 17% de los graduados en estos campos.

Una brecha de género que afecta a toda la región

Las mujeres que ingresan a los campos de STEM trabajan en entornos altamente masculinizados y enfrentan discriminación de manera cotidiana, lo que se refleja en limitaciones en la progresión profesional y el acceso a becas de investigación. En Uruguay, una investigación del BID revela que la discriminación de género hizo que los investigadores varones obtuvieran US$1 millón en becas de investigación que deberían haberse otorgado a las becarias mujeres. Otro estudio encuentra que eliminar la desigualdad de género en las prácticas de promoción y colaboración incrementaría la productividad agregada de las mujeres universitarias mexicanas en un 7% y de las mujeres en los centros de investigación en un 9%.

La Visión 2025 “Reinvertir en las Américas” del BID destaca la importancia de considerar la equidad de género e inclusión de diversidad como eje fundamental de los esfuerzos por impulsar la recuperación económica inclusiva, equitativa y sostenible de nuestra región y para eso, se necesita la participación plena de mujeres y niñas en STEM.

Al igual que en otras partes del mundo, ALC tiene una escasez persistente de profesionales STEM, lo que limita el progreso tecnológico y científico, así como el desarrollo económico y social.

¿Qué piensan los estudiantes sobre las mujeres en STEM?

Un estudio de investigación del BID, en colaboración con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la organización no gubernamental Innovations for Poverty Action (IPA), analizó las percepciones e intenciones de los jóvenes en STEM en base a datos de una encuesta juvenil realizada en conjunto con los ministerios de Educación en Belice, Colombia y Costa Rica. Se le preguntó a cerca de 5.000 jóvenes de entre 14 y 21 años sobre estudios y vida durante la pandemia, así como aspiraciones sobre el futuro y planes de vida.

Los datos apuntan a tres desafíos importantes en términos de las brechas de género a superar en STEM en la región:

1. Las estudiantes de preparatoria disfrutan las materias STEM pero las matemáticas les causan ansiedad

La mayoría de las estudiantes de preparatoria (62%) disfrutan de las materias STEM, aunque el nivel de disfrute es 10 puntos porcentuales inferior al de sus compañeros masculinos. Optamos por ver el vaso medio lleno, que tantas niñas y mujeres jóvenes asocien STEM con alegría es prometedor, ya que esta es la base para fomentar futuros estudios y trabajos en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Figura 1. Disfrute de las materias STEM en la escuela secundaria por género (%)

Fuente: Encuesta Regional de Estudiantes BID-IPA en Tiempos de COVID (2022)

Sin embargo, a pesar de disfrutar de las materias de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, la proporción de estudiantes con altos niveles de ansiedad matemática es 10 puntos porcentuales más alta entre las mujeres que entre los hombres. Como se ha descubierto que la ansiedad matemática influye en el interés, el rendimiento, la persistencia y la motivación, podría limitar potencialmente el interés de los estudiantes de secundaria en seguir carreras STEM.

Figura 2. Niveles de ansiedad matemática por Género (%)

Fuente: Encuesta Regional de Estudiantes BID-IPA en Tiempos de COVID (2022)

2. Los jóvenes piensan que las materias STEM, particularmente las “ciencias duras”, son para hombres

Investigaciones anteriores han encontrado evidencia de que los estereotipos que afirman que las niñas y mujeres  no pertenecen a STEM se desarrollan en la primera infancia. El estudio detectó estereotipos raciales y de género sobre STEM entre niños en edad preescolar masculinos y femeninos. La nueva encuesta de jóvenes muestra que cuando los estudiantes llegan a la adolescencia estos estereotipos se han consolidado.

Mientras que el 58% de los hombres en nuestra encuesta de estudiantes de preparatoria desean seguir una carrera STEM, solo el 30 % de sus compañeras afirman que están interesadas en ingresar a un campo STEM en la universidad.

Figura 3. Trayectoria profesional planificada de los estudiantes adolescentes por género

Fuente: Encuesta Regional de Estudiantes BID-IPA en Tiempos de COVID (2022)

Al observar los datos más de cerca, encontramos evidencia suficiente para afirmar que los estereotipos sobre la no pertenencia de las mujeres a STEM se refieren principalmente a campos que se perciben como “ciencias duras”, incluidas las ciencias exactas, TI, industria, mecánica y tecnología.

Tanto los y las jóvenes encuentran más aceptable que las mujeres sigan carreras en “ciencias blandas” como la biología y la medicina. Mientras el 11% de los hombres y el 8% de las mujeres encuestadas creen que es apropiado que las mujeres trabajen en campos correspondientes a las “STEM suaves”. Solamente de 3 a 4% de los estudiantes creen que es apropiado que las mujeres trabajen en las “STEM duras”. En contraste, de 50 a 60% creen que los hombres pertenecen a este campo.

Figura 4. Campos STEM que son apropiados para hombres y mujeres por género

Fuente: Encuesta Regional de Estudiantes BID-IPA en Tiempos de COVID (2022)

Figura 5. Expectativas de sufrir discriminación en campos STEM por Género (%)

Fuente: Encuesta Regional de Estudiantes BID-IPA en Tiempos de COVID (2022)

Probablemente, las altas expectativas de discriminación de las mujeres en carreras STEM (81%), contribuyen a estos bajos niveles de sentido de pertenencia a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

3. Existe una gran brecha de género en la percepción del retorno a las carreras STEM

A nivel internacional, un trabajo STEM típico paga dos tercios más que un trabajo que no es STEM. En particular, las carreras de “ciencias duras” en las que las estudiantes de secundaria tienen un sentido de pertenencia excepcionalmente bajo son algunas de las carreras de más rápido crecimiento y mejor pagadas del futuro.

Si bien la mitad de los estudiantes de preparatoria masculinos en nuestra encuesta conocen estos beneficios más altos en los campos STEM en comparación con otras carreras, solo el 36% de las mujeres encuestadas tienen este conocimiento. De hecho, una abrumadora mayoría de mujeres encuestadas (64%) cree que los rendimientos financieros son más altos en los campos que no son STEM. En parte, esto podría reflejar un mayor conocimiento entre las estudiantes de secundaria sobre la brecha salarial de género en STEM. En los Estados Unidos, se ha encontrado que el ingreso medio de las mujeres en STEM es el 74% del ingreso medio de los hombres en STEM. Aunque se han encontrado brechas salariales STEM de género similares en ALC, las mujeres en STEM aún ganan más que sus pares en campos que no son STEM. Por lo tanto, más mujeres en la fuerza laboral STEM ayudarán a reducir la brecha salarial de género y mejorarán la seguridad económica de las mujeres.

Figura 6. Percepciones de los jóvenes sobre las trayectorias profesionales con mayor rendimiento financiero (%)

Fuente: Encuesta Regional de Estudiantes BID-IPA en Tiempos de COVID (2022)

Una clara necesidad de cambio

Los datos de la encuesta anterior brindan un vistazo a las mentes de los estudiantes de preparatoria, su sentido de pertenencia en STEM y sus percepciones sobre las carreras en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. En conclusión, el mensaje es claro. Tanto padres, educadores, legisladores y empleadores, debemos renovar nuestros esfuerzos para apoyar a las niñas y mujeres en desarrollar carreras STEM. Se necesita un amplio espectro de respuestas políticas, incluidas acciones tan diversas como:

  • Combatir los estereotipos de género en los medios
  • Proporcionar apoyo a las niñas en educación STEM desde edad temprana
  • Trabajar a través de modelos a seguir y mentores para dar a las niñas y mujeres jóvenes la confianza de que pueden tener éxito en STEM
  • Establecer políticas para eliminar la discriminación en la progresión profesional
  • Adaptar las medidas para fomentar la conciliación de la vida laboral y familiar en el mercado laboral

Con un mercado laboral cambiante y crecientes oportunidades de trabajo en el campo STEM, apoyar una transformación de las percepciones sobre las mujeres en estos campos es más importante que nunca.

Sobre los Autores

Emma Näslund-Hadley

Emma Näslund-Hadley es especialista líder en educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington DC, donde dirige y colabora en el diseño y ejecución de una amplia gama de proyectos y reformas del sector educativo en América Latina y el Caribe. La investigación de Emma abarca desde la educación preprimaria hasta la secundaria, centrándose en descubrir procesos de aprendizaje en el aula que promuevan el desarrollo en los niños de conocimientos conceptuales y generalizables en matemáticas y ciencias. Anteriormente ocupó cargos en el Parlamento Europeo y las Naciones Unidas. Emma tiene una maestría en economía y finanzas internacionales de la Universidad de Linköping y una maestría en Asuntos Públicos de la Universidad de Princeton.

Juan Maher

Juan Manuel Hernández-Agramonte is the Regional Director (RD) for at Innovations for Poverty Action (IPA) Latin America and the Caribbean (LAC), and he is part of the IPA Applied Research & Methods (ARM) affiliates group, serving as an Internal Principal Investigator. His research focuses on understanding the impact of educational policies with an interest in diversity and inclusion. As RD, Juan provides support to governments and practitioners in LAC in implementing evidence-based policy. To do so, Juan designs and manages a wide range of impact evaluations. Part of his role is to provide technical assistance to governments in the incorporation of evidence into the policy cycle. One of his main projects in this area was to lead the creation of MineduLab, the innovation lab for education policy of the Ministry of Education of Peru. Before working for IPA, he was a Policy Manager for J-PAL, where he worked on developing government initiatives to incorporate evidence into policy decisions. He holds a Msc. in International Development Studies from the University of Amsterdam and a Ba. in Sociology from Complutense de Madrid University. Juan Manuel Hernández-Agramonte es el Director Regional (DR) de Innovations for Poverty Action (IPA) para América Latina y el Caribe (ALC), y forma parte del grupo afiliado a IPA “Applied Research & Methods” (ARM), desempeñándose como Investigador Principal Interno. Su investigación se centra en comprender el impacto de las políticas educativas con un interés en la diversidad y la inclusión. Como DR, Juan brinda apoyo a los gobiernos y profesionales en ALC en la implementación de políticas basadas en la evidencia. Para ello, Juan diseña y gestiona evaluaciones de impacto y proporciona asistencia técnica a los gobiernos en la incorporación de evidencia en el ciclo de políticas. Uno de sus principales proyectos en esta área fue liderar la creación de MineduLab, el laboratorio de innovación para la política educativa del Ministerio de Educación del Perú. Antes de trabajar para IPA, fue Gerente de Políticas para J-PAL, donde trabajó en el desarrollo de iniciativas gubernamentales para incorporar evidencia en las decisiones de políticas. Tiene una maestría en Estudios de Desarrollo Internacional de la Universidad de Ámsterdam y una licenciatura en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid.

Monserrat Bustelo

Monserrat Bustelo es Especialista Senior en la División de Género y Diversidad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Desde sus inicios en el Banco en 2011, Monserrat ha liderado proyectos de investigación en el área de empoderamiento económico de la mujer, relacionados a provisión de servicios integrados, paternidad activa, transmisión de violencia intergeneracional, participación laboral femenina, y futuro de trabajo (entre otros). Antes de unirse al BID, trabajó para el Banco Mundial en proyectos relacionados con pobreza y mercados laborales en América Latina y el Caribe. Monserrat cuenta con un Doctorado en Economía Aplicada de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, y tiene una Maestría en Economía de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

81570cookie-checkCambiemos las percepciones sobre Mujeres y Niñas en la Ciencia (STEM)
Print Friendly, PDF & Email

Otros artículos que te pueden interesar

Sé parte de la Semana de Conocimiento

Sé parte de la Semana de Conocimiento

Descubre cómo la transformación digital de los gobiernos puede abrir un mundo de oportunidades para el desarrollo de tu país y tu carrera, desde el lunes 27 de junio al 1 de julio.